Category: actualidad


Halleluja!


Halleluja!

En estos días he escuchado de todo…

“El nuevo Gobierno está impuesto por Alemania y Francia”: Ojalá lo hubieran impuesto antes… si no lo hubieran hecho, les habría criticado de todas formas por no haber evitado la caída de Italia y la consecuente desgracia de otras economías europeas.

“Por lo menos Berlusconi lo había elegido el pueblo”: a Hitler también…

“Un Gobierno tecnócrata”: ¿qué rayos querrá decir? acaso que lo dirige alguien que tenga capacidades y conocimientos para hacerlo? Y eso no tendría que ser lo normal?

Todos somos conscientes de que los problemas de Italia no se solucionan de un día para otro y así porque sí. Hay que reformar la ley electoral. Hay que reactivar la economía. La izquierda tiene que encontrarse a si misma. Tenemos que quitarnos de encima años y años de berlusconismo y mammacicciomitocca. Pero a los que de repente se han despertado descubriéndose grandes analistas expertos en política y economía italiana, no puedo que decirles: Halleluja!

 

Anuncios


Malgieri, diputado del PDL, el partido de Berlusconi, estaba ausente durante la votación en la que su líder ha obtenido solo 308 votos. ¿Dónde estaba? En baño. Y en ese vídeo (del diario La Repubblica) sus épicas palabras después de vaciar la vejiga.


“Locura es cuando la fruta se mezcla con sangre de inocentes”

El escritor iraquí Hassan Blasim denuncia lo que ocurre en su país a través de su peculiar idea de demencia

Hassan Blasim (Irak, 1973) está muy cuerdo. En parte es por eso que se ganó el exilio a Finlandia. El loco de la Plaza de la Liberación (Comma Press, 2009), su debut como escritor, hizo todo lo demás. El macabro y surrealista mundo en el cual Blasim arrastra a su lector en esta antología de relatos breves, por desgracia no es fruto de locura. “El entero vecindario era un hospital psiquiátrico a cielo abierto”, resume uno de los protagonistas. Blasim es el primer escritor iraquí a dar la voz desde el interior a un pueblo entero que se enfrenta a la desesperada necesidad de una terapia de masa. 

PREGUNTA: El loco de la Plaza de la Liberación, el relato que da el nombre al libro, se abre con un excomposidor de himnos nacionales que se vuelve loco y empieza a imprecar contra dios y su país. ¿Está seguro de que se trata de un loco?

RESPUESTA: No. Es un testigo aturdido que vive entre el horror impresionante, la muerte y la destrucción  que están ocurriendo en Irak.

P: ¿Por qué ha decidido introducir un personaje loco en su relato?

R: No he optado por el tópico del loco en mis relatos. Más bien he recurrido a testigos en condiciones extremas, que se encuentran en este estado similar a la locura como resultado de lo que viven a diario: la guerra y el odio. En realidad, estos testigos están más cerca de la novela negra que de la locura. Lo que está pasando en Irak en las últimas tres décadas no puede definirse locura. Se trata de una matanza sistemática perpetrada antes por el régimen tiránico y luego por los militares de EE UU, aunque con distintos objetivos. La antigua dictadura destrozó la sociedad civil. Los  estadounidenses llegaron para poner fin a todo esto, pero dejaron el país como una plataforma abierta para los movimientos fundamentalistas islámicos apoyados por los países vecinos. Las historias que cuento en mi libro atraviesan un puente entre las viejas pesadillas y las actuales, que son el doble de grandes.

P: ¿Cree que escribir una historia como la suya significa estar loco?

R: Escribir para alguien puede ser un alegre oficio. Para otros es un placer, una exploración y un pulmón más para respirar en el mundo de la imaginación.

P: ¿Entonces qué significa loco?

R: Loco es quien pierde el estado de paz mental. Locura es un coche que explota y esparce tu cuerpo y el cuerpo de tu hija en decenas de pequeños trozos mientras estás comprando un quilo de manzanas y tomates en el pobre mercado local. Locura es cuando la fruta se mezcla con sangre y carne de personas inocentes. Locura es cuando quedamos como títeres en el juego del capitalismo amenazador.

P: ¿Echa de menos a su país?

R: Echo de menos a mi familia y mis amigos.

P: ¿Irak se ha convertido en un mejor lugar desde que empezó la guerra?

R: No. Al revés, va de mal en peor. Bajo la antigua dictadura se nos pedía de guardar el silencio y obedecer para poder llevar adelante una vida miserable. Hoy, en cambio, incluso si te quedas callado y tranquilo, tu vida miserable podría ser aplastada por una bomba o un proyectil que caen justo sobre tu casa. Y si quieres hablar, las armas se ocuparán de dejarte en silencio, como le pasó a mi querido amigo periodista Hadi Mahdi. Le asesinaron hace unos meses porque su voz contracorriente que era capaz de ir directa hacia la corrupción les preocupaba.

P: ¿Cómo ha cambiado en los últimos años?

R: Antes de la guerra estábamos en las manos de un partido y ahora estamos en las manos de partidos corruptos, religiosos y no religiosos. También estamos en las manos de las milicias, que ahora se esconden. Son los militares los que prendieron la mecha de la guerra sectaria en 2006. A pesar de todo, no soy muy pesimista. Sigo esperando que los recientes cambios en los países árabes sirvan de inspiración para muchos jóvenes iraquíes para que exigan sus derechos, libertades y acaben con el sectarismo y la corrupción.

 

(Trabajo para la Escuela de Periodísmo UAM-EL PAÍS)

Domani é un altro giorno


-Ehm… perdone, pero creo que hay un error… Ayer vine para pedir cita en este hospital con el volante que me había dejado el médico, en el que se indicaba que tenía que volver a consulta dentro de uno-dos meses.

-Ah.

-Pues…. me habéis dado cita para diciembre, si… pero de 2012.

-No, no es un error.

-¿Y Usted cómo lo sabe si ni siquiera lo ha comprobado?

-Eh… que aquí somos de atención al paciente, no damos cita.

Tu-tu-tuuuu

…..

-Ah.


Vamos bien. La Tierra lleva ya dos días en déficit ecológico y seguimos vivos. Todavía no hemos explotado. Antes que nos hundamos, no estaría de más saber cuál ha sido nuestro porcentaje de culpa. En diez meses nos hemos fundido la cantidad de energía de todo el año. Y ahora que aprovechen de un filete, si aún pueden.

 

Casa CARA casa


Solo queda un cuadro en las paredes de casa de Victoria. No hay muebles, ni cortinas, unicamente un cuadro de la virgen donde colgar llaves, con un llavero de los colores de la bandera española. Dentro de poco estas llaves pueda que no sirvan de nada. El deshaucio de Victoria ya ha sido aplazado dos veces. Ahora le queda por delante un mes más de incertidumbre. “Me duelen las piernas, me duele todo y con mi edad todo esto es muy desagradable”, dice en voz bien alta. Este piso de renta antigua en el céntrico barrio de Malasaña es su hogar desde 1945. Aquí nació -y aquí sigue viviendo- su hijo Antonio, con una discapacitad reconocida del 41%. Los escasos ingresos de la familia no son suficientes para pagar el alquiler mensual y la deuda con el dueño del piso alcanza ya los 5.000 euros. Mientras China, India, Brasil y Rusia nos salvaban de la crisis, el movimiento 15M y la Plataforma de Afectados por la Hipotéca se reunían para apoyar a Victoria. Los abogados de la anciana han intentado llegar a un acuerdo con el propietario del piso: cubrir la deuda, ocuparse de las costas del juicio y pagar por adelantado el próximo año de renta, pero el dueño no quiere pactar. Lo único que quiere es que esta inquilina de 84 años, enferma terminal de cáncer, obesa y diabética, le devuelva el piso. Victoria lleva desde enero sin moverse de su sillón. Allí come, durme y espera. Y siempre desde ahí suspira con las manos cruzadas sobre el vientre: “¿Qué le vamos a hacer, hija?”.


REPORTAJE

“Hama, contigo hasta la muerte”

Opositores relatan a través de Internet o teléfonos por satélite la brutalidad con la que las Fuerzas Armadas intentan aplastar la revuelta popular

T. TROTTA / AGENCIAS – Madrid / Ammán – 06/08/2011 en EL PAÍS 06/08/2011

La consigna más popular estos días en Siria es: “Hama, estamos contigo hasta la muerte”. En la ciudad que padeció en 1982 la peor matanza perpetrada en Oriente Próximo en las últimas décadas -Hafez el Asad, padre de Bachar, aplastó una rebelión de los Hermanos Musulmanes– las calles desiertas y rebosantes de escombros, barricadas improvisadas y edificios destrozados formaban un paisaje desolador. Una ciudad fantasma cuyas imágenes ofrecía la televisión oficial. El régimen celebraba su victoria contra supuestos “grupos extremistas”, acusados de saqueos y de haber matado a civiles.

Los relatos de los testigos que se lograron filtrar al exterior del país ofrecían una versión en las antípodas del relato oficial. Decenas de miles de personas tomaron las calles de Hama y de otras ciudades del país en el primer Viernes de la Ira desde el comienzo del Ramadán para exigir el fin de una dictadura de 40 años y de la violencia.

Un residente de Hama relató en una carta enviada a algunos activistas extranjeros: “Aquí estamos, esperando la muerte… Oímos el bombardeo y miro al techo de la habitación y me digo: ¿Caerá el misil en esta habitación o en la de al lado?'”. El hombre añadió: “Pienso ahora: ¿compro un arma para impedirles asaltar mi casa? ¿O abro el gas y hago explotar la casa antes de que alcancen a mi esposa?”. Según afirmó este lugareño, está viviendo “lo peor que puede haber en la vida: no poder hacer absolutamente nada frente a este terror”.

Los vecinos de Hama, que sufren el asedio del Ejército desde hace una semana, denuncian la escasez de comida y medicamentos, así como el bloqueo de las comunicaciones, de la electricidad y del agua. Un testimonio recogido por la agencia Associated Press afirmaba que muchas familias racionan la comida para aguantar hasta el final de mes sagrado de Ramadán. El mismo ciudadano añadía: “Matan a la gente como si fueran ovejas. Yo mismo vi a un tanque atropellar a un joven en moto que solo transportaba verduras”.

La cadena de televisión Al Yazira citaba el testimonio de otro vecino que aseguraba que agentes de las fuerzas de seguridad de paisano disparan, normalmente tras el rezo y la ruptura del ayuno por la noche, de manera indiscriminada, y que algunas familias han sepultado a las víctimas en los jardines de sus casas por miedo a ir al cementerio. “Tenemos miedo a que nos tengan que enterrar con ellos”, dice.

En casi toda Siria las protestas, lejos de amainar por la represión, crecen. Desde Damasco a Deraa (en el sur) y Deir el Zor (en el este) los manifestantes coreaban los mismos lemas. “Dios está con nosotros, ¿y tú?” y “el pueblo quiere acabar con el régimen”, el eslogan que hizo furor en la revolución egipcia.

En Damasco, una multitud se manifestó en el barrio de Medan al grito de “Bachar, dimite. Queremos ayunar y celebrar”. El funeral de Jaled al Fakahani se transformó en manifestación delante de la mezquita de Abd Alkarim Alrfai, en Kafrsuseh, otro barrio de la capital. Los alzados contra el régimen también se dieron cita en Idlib, al norte del país, y en Homs por decenas de miles.

El Ramadán este año va a ser distinto para Ahmed. “Normalmente la gente sale por ahí para celebrar, para romper el ayuno con la familia… Ahora no hay nadie en las calles”. Ahmed, nombre ficticio por motivos de seguridad, tiene 20 años y estudia informática en Damasco. “Ya he visto a mucha gente ser detenida sin razón”, se justifica. “Por ejemplo, ayer participé en una sentada pacífica. Nos habíamos puesto de acuerdo para protestar con nuestro atuendo: una camiseta blanca. La policía cargó y se llevó a 50 personas”, cuenta en conversación telefónica. Sabe este joven que la situación podría ser peor, según le han contado amigos que han logrado huir de Hama. “Me hablan de una verdadera atmósfera de guerra, donde las fuerzas de seguridad disparan el 80% del tiempo para que el miedo siga presente entre los ciudadanos”.


“Parecía un paisaje de guerra”

Pasados los primeros instantes de confusión, testigos destacan la calma de los noruegos y su asombro ante un fenómeno desconocido para ellos

T. TROTTA / M. MERTENS / J. LOSA | Madrid Publicado en EL PAÍS 23/07/2011

“Parecía un paisaje de guerra”. Así describía en la tarde de ayer Einar Hagvaag, periodista del diario noruego Dagbladet, las inmediaciones de la sede del Gobierno en el centro de Oslo tras el ataque terrorista. “La primera planta casi ha desaparecido, los accesos han quedado destruidos”, explicaba por teléfono con voz temblorosa.

“Supe desde un primer momento que se trataba de un atentado. Por mi experiencia como corresponsal en lugares como Beirut o Jerusalén he escuchado este ruido otras veces, es inconfundible”. Además, “pese a que somos un país muy rico en gas, lo exportamos casi todo, no se utiliza apenas en las cocinas, de modo que no dudé”.

Hagvaag cuenta que se encontraba en la sede del periódico, un edificio de seis plantas próximo al lugar de los hechos, en el momento de la explosión escribiendo un artículo sobre la reciente cumbre de la Unión Europea. “Inmediatamente todos los redactores nos asomamos al ventanal desde el que se divisa el puerto de Oslo, la ópera y el cuartel general del Gobierno. Una nube de polvo enorme cubría el edificio en el que el primer ministro tiene su oficina”.

“En toda mi vida no he visto nunca a un soldado noruego en las calles de Oslo. Para un noruego esto es algo inimaginable”, continúa el periodista. “La gente se ha quedado estupefacta, se preguntan ¿cómo puede ocurrir esto aquí?, pero mantienen la calma, no sienten rabia ni indignación”.

John Larsen, que trabaja en un edificio a unos 50 metros del lugar del atentado, también destaca la tranquilidad de los noruegos. Con una buena dosis de sangre fría, las personas abandonaron las oficinas.

“Un amigo que se encontraba a mi lado había estado en la guerra de Afganistán y directamente supo que era una bomba”. Larsen pudo ver la explosión y los daños al edificio gubernamental desde la ventana de su despacho. Inmediatamente se dirigió a la calle, donde se encontró con grandes cantidades de cristales destrozados en el suelo.

“Salimos a la calle por la puerta trasera, por lo que ya no podíamos ver nada del edificio destrozado. Afuera había muchísima gente, pero la mayoría no sabía qué había pasado, solo había oído la explosión”, cuenta este testigo presencial en conversación telefónica.

Larsen es de los pocos que ayer estaba trabajando. Julio es el mes de las vacaciones en Noruega. El momento de la explosión, sin embargo, era hora punta. Eran las tres y cuarto de la tarde, pocos minutos después de finalizar la jornada laboral en su horario de verano. La explosión tuvo lugar en el centro de la ciudad, donde se encuentran los principales edificios gubernamentales, la sede de un periódico y las sedes de numerosas empresas.

Joar Saether, directivo de Microsoft, se encontraba en su despacho, a unos 100 metros del lugar de la explosión. Normalmente trabajan 200 personas en su edificio, pero ayer no había más de 60. Al escuchar el estruendo, miró por la ventana y vio una gran nube gris. “Pensé que algo se había caído, pero tuve poco tiempo para pensar”. Una vez en la calle, Saether ya sospechaba que podía tratarse de una bomba.

El directivo de Microsoft en Oslo no se lo podía creer: “Los noruegos estamos muy confundidos. Hasta ahora, este tipo de noticias solo las habíamos visto por televisión. No entendemos nada. Queremos saber qué es lo que ha pasado”.

Más de un tercio de los casi cinco millones de habitantes de Noruega vive en la capital. La tarde de ayer, sin embargo, las calles de Oslo estaban vacías. Entre otros motivos porque la policía acordonó buena parte del centro de la capital y aconsejó a los habitantes de Oslo que regresaran a sus casas. La policía había hecho un llamamiento para que la gente evitara aglomeraciones, especialmente en el centro de Oslo.

Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona y evacuaron las dependencias gubernamentales y también la estación de ferrocarril de Oslo, mientras que los servicios de emergencia atendían a los heridos.

Muy cerca de la zona, aunque en el subsuelo, la explosión sorprendió a un grupo de españoles de viaje por Oslo. “Estábamos en el metro, íbamos a salir y oímos el ruido”, explica Maribel Velayos, que vive en Valencia y tiene 60 años. Forma parte de una excursión de 42 españoles que tenían previsto regresar hoy. “Unos cuantos ya habían salido del metro y han visto gente en el suelo y mucho jaleo”. Velayos viajaba en un vagón de la línea dos y estaba a punto de bajar en una estación próxima al lugar de la explosión. “La guía nos ha dicho que no bajáramos”, cuenta Velayos, quien esperaba poder salir a cenar fuera para celebrar su última noche del regreso. “No sabemos si podremos porque el centro está cerrado”.

Francisco Valseca es un informático de 30 años que lleva 8 meses en Oslo. Él y sus compañeros de oficina sintieron temblar las paredes de su oficina a pesar de estar a ocho kilómetros del lugar de la explosión. Asegura que nadie pensó que fuera nada grave y que imaginaron que habría sido un relámpago. Al regresar a su hogar no observó que el transporte público funcionase mal pero, según indica, la tarde ha sido “un continuo oír de sirenas”. A última hora de la tarde, los helicópteros se divisaban desde su ventana, a 4 kilómetros del centro de Oslo.

Ana Rollán, que llegó a la ciudad hace un año de Erasmus y ahora se ha quedado para trabajar, escuchó la explosión desde los 10 kilómetros que separan su casa del lugar del atentado. Ella, y todos su conocidos con los que ha hablado la escucharon desde distintos puntos y distancias de la ciudad. Desde su casa, enganchada a la radio a una una de la madrugada, contaba por teléfono como no se veía a nadie por la calle, y como nunca había visto a los noruegos tan nerviosos ni aterrados. Algo normal, dice, ante una situación en la que nunca se habían visto “en un país que siempre se ha vendido como el paraíso de la tranquilidad”.


El Ejército israelí aborda el único barco de la flotilla hacia Gaza

Los pasajeros de la nave francesa ‘Dignité’ no ofrecieron resistencia

TIZIANA TROTTA / AGENCIAS – Madrid / Jerusalén – Publicado en EL PAÍS 20/07/2011

El Ejército israelí tomó ayer el control del barco francés Dignité-Al Karama, el único de la II Flotilla de la Libertad que había conseguido zarpar rumbo a Gaza y eludido la prohibición del Gobierno griego. Los pasajeros del navío no ofrecieron resistencia ante los soldados y fueron trasladados al puerto de Ashdod, al sur del país, para ser interrogados por agentes del Ministerio del Interior.

Los comandos de élite israelíes entraron en contacto con los pasajeros del Dignité a primera hora de la mañana para exigir un cambio de ruta, alertando de que ignorar sus peticiones acarrearía el abordaje del navío. Tras haber preguntado si transportaban armas, el Ejército les comunicó que la carga podía ser “trasladada legalmente a la franja [de Gaza] mediante los pasos terrestres existentes y el puerto de Ashdod”.

La Asociación Francia-Palestina, que organiza la expedición que trata de romper el aislamiento del territorio palestino y transportar ayuda humanitaria, aseguró que el Dignité fue bloqueado por al menos tres barcos israelíes cuando se encontraba a unas 40 millas de la costa palestina. “A partir de entonces, no hemos podido comunicar con ellos”, declaró desde París Julien Revoir, portavoz de los activistas.

El viceministro de Asuntos Exteriores israelí, Danny Ayalon, ya había anticipado el pasado lunes en una conferencia de prensa que si un barco se acercaba a Gaza, sería interceptado. Ayalon añadió que se haría “todo lo posible” para que no se registraran incidentes.

Un total de diez activistas de seis nacionalidades viajaban a bordo del barco, acompañados por tres miembros de la tripulación, dos periodistas de la cadena de televisión Al Yazira y una corresponsal del diario israelí Haaretz.

Dignité-Al Karama, uno de los dos navíos franceses de la flotilla, había salido de Córcega el 25 de junio. Después de diez días de inmovilización en Grecia, dejó el puerto de Kastellorizo el pasado domingo. Aunque su destino oficial era Alejandría, en Egipto, la embarcación tenía previsto alcanzar la costa palestina sobre el mediodía de ayer.

Los otros nueve barcos que componían el convoy siguen bloqueados en Grecia por orden de Atenas, que prohibió la salida de las naves, tal y como exigía el Gobierno de Benjamín Netanyahu. El Ejecutivo heleno alegó “razones de seguridad” al considerar que la expedición del año pasado se saldó con la muerte de nueve activistas turcos en un ataque del Ejército israelí.


REPORTAJE: Un imperio en crisis

Y con él llegó el escándalo

‘News of the World’ mostró el tipo de exclusivas que Murdoch adora

TIZIANA TROTTA – Madrid – Publicado en EL PAÍS el 17/07/2011

“Gracias y adiós”. Con esas tres palabras se cerró el pasado domingo la historia de News of the World, el tabloide propiedad de Rupert Murdoch, que deja atrás una media de 2.657.232 lectores diarios y una trayectoria de 168 años publicando exclusivas escandalosas. Nadie en Reino Unido ha estado a salvo de las revelaciones sensacionalistas del dominical, que en 1950 llegó a convertirse en el rotativo más leído del mundo. Semana tras semana, News of The World ha ofrecido secretos turbios y detalles incómodos sobre la vida sexual de actores, políticos, deportistas e incluso de la familia real. A continuación, algunas de las historias más polémicas cubiertas por el tabloide en su historia reciente.

– 1981. News of The World revela que la actriz Caroline Cossey (que aparece en la película de James Bond Solo para tus ojos) es un transexual. Ella confesó después que había pensado suicidarse tras la divulgación de la noticia.

– 2000. En julio de 2000, el periódico empieza a publicar los nombres de presuntos pedófilos. Entre ellos, aparece el rostro de Roy Whiting, condenado al año siguiente por el secuestro y el asesinato de una niña de nueve años, Sarah Payne. También se publican imágenes de otros que no eran pedófilos, como la de un pediatra cuyo domicilio fue posteriormente atacado por vecinos. También apareció el retrato de otro inocente que llevaba un collarín similar al de un presunto pedófilo que aparecía en una foto divulgada por la policía.

– 2005. En el rotativo aparece una noticia sobre una lesión de rodilla del príncipe Guillermo. La revelación levanta la sospecha de pinchazos en los buzones de voz de personas cercanas a la familia real británica.

– 2006. En enero se publica una serie de artículos sobre el diputado Mark Oaten. El liberal demócrata es acusado de mantener relaciones homosexuales con dos veinteañeros que practicaban la prostitución. Al estallar el escándalo, Oaten retiró su candidatura a liderar su partido en las elecciones generales de 2010.

En julio, el político escocés Tommy Sheridan (del partido Solidarity) gana el juicio contra el dominical, condenado al pago de 200.000 libras por haber revelado que tenía una amante, participaba en orgías y frecuentaba un club de intercambio de parejas. El tabloide a su vez llevó el político a los tribunales con la acusación de haber hecho un juramento en falso durante el juicio. El semanario ganó la causa.

– 2007. Una investigación sobre las intervenciones a los teléfonos de la casa real lleva a la detención de un redactor del tabloide, Clive Goodman, y del investigador privado Glenn Mulcaire. Andy Coulson, a la cabeza de la publicación entre 2003 y 2007, dimite aunque niega estar detrás de esas prácticas ilegales.

– 2008. El periódico acusa a Max Mosley (empresario de Formula 1 e hijo del líder fascista inglés Oswald Mosley) de haber participado en una orgía sadomasoquista con al menos cinco prostitutas. El tabloide publica un vídeo en que Mosley participa en un juego sexual con disfraces de nazi. Mosley lleva el caso a los tribunales, que obligan a la cabecera al pago de 60.000 libras por haber violado su privacidad, además de 450.000 libras por los gastos de la acción legal.

En abril, se publica una exclusiva sobre el príncipe Guillermo, del que se dice que aterrizó con un helicóptero de la Real Fuerza Áérea británica en el jardín de la casa de su novia, Kate Middleton, para sorprenderla.

– 2009. El 25 de enero el presentador de radio y televisión Jonathan Ross se convierte en el centro de un escándalo por un chiste sobre una relación sexual con una mujer de 86 años. NoW reveló que no se trataba de un personaje de ficción, sino de una anciana enferma de Alzheimer. El público pidió que Ross abandonara su trabajo.

El diario The Guardian publica una investigación periodística en la que habla de al menos 3.000 víctimas de espionaje por parte de la redacción de News of the World. Entre ellos, las actrices Sienna Miller y Gwyneth Paltrow, Boris Johnson (alcalde de Londres), el cantante George Michael, y la exesposa de Paul McCartney, Heather Mills.

– 2010. News of the World destapa casos de sobornos en el mundo del deporte. La estrella del billar John Higgins recibió supuestamente 30.000 euros por perder. La selección inglesa de cricket también está acusada de haber amañado algunas competiciones.

El exredactor del tabloide Paul McMullan admite haber sobornado a agentes de policía a cambio de informaciones sobre Jennifer Elliott, la hija del actor Denholm Elliott. Tras la difusión del rumor de que Jennifer vivía en la calle y se dedicaba a la prostitución, la joven se suicida.

– 2011. Estalla el caso de las escuchas. En enero, el exdirector del tabloide, Andy Coulson, quien se había convertido un año antes en el asesor de comunicación del Gobierno de David Cameron, dimite de su cargo. Comienzan las primeras detenciones por el caso.

Las investigaciones destapan que el dominical había interceptado el móvil de Milly Dowler, una niña de 13 años desaparecida en 2002 y hallada sin vida seis meses después. Los reporteros del tabloide están acusados de haber borrado unos mensajes de su buzón de voz, lo que dio a los padres falsas esperanzas de que la menor todavía se encontraba con vida. También se pincharon los teléfonos de los padres de Holly Wells y Jessica Chapman (otras dos menores asesinadas), y los de familiares de víctimas del atentado terrorista del 7-J o familiares de militares.

La trama de los pinchazos implica a Scotland Yard. Sus agentes están acusados de haber facilitado información al diario. La condena del Gobierno y la presión social fuerzan el cierre del tabloide.